Volver
 
 
 
Vinos & Sabores Revista

Federico Álvarez Castillo, de etiqueta

Etiqueta Negra es el nuevo proyecto de Federico Álvarez Castillo, un maestro en el arte de hacer crecer marcas. Nombres como Mango, Diesel, Soviet y Paula Cahen d'Anvers y la imagen de otras como Ralph Lauren, Lacoste y Armani; hoy desarrolla su propio emprendimiento, a la medida de su deseo: un jaguar es el símbolo. La calidad, la referencia.


Federico Álvarez Castillo y su marca, Etiqueta Negra, parecen estar signados por la misma estrella. Permítasenos una breve anécdota para hacernos entender. Cuenta Federico que mientras desarrollaba este nuevo -y ya exitoso- proyecto, su esposa, Paula Cahen d'Anvers, le dio la noticia de que iba a tener un hijo. Emocionado por la buena nueva se lo comentó a un amigo de toda la vida, "uno de esos que me conoce de cuando yo no tenía un mango", aclara. El comentario, que no podía hacer otra cosa que consustanciar los dos nacimientos, no referimos al de su hijo y al de la marca, fue conciso: "esto viene con un pan bajo el brazo"; y el amigo, con esa sencillez de las grandes frases sentenció: "¡¿más pan?!". Este breve relato resume la historia de un hombre que, cual alquimista, todo lo que toca se convierte en oro.

Del ciclomotor al Jaguar clásico
Pero no vaya a creer que todo es cuestión de suerte. No. Hablamos de una persona que sabe qué es trabajar en serio y que se forjó a sí mismo desde abajo: "Hace 25 años que estoy en este negocio de una u otra forma; empecé de cadete en una empresa, Fiorucci, que fabricaba jeans. De ahí fue una carrera ascendente. Estuve en una empresa de servicios que desarrollaba diseño e imagen a diferentes marcas. Desde esa pequeña empresa creamos marcas como Mango, Soviet, Paula Cahen d'Anvers. Una serie de marcas exitosas. Después, en los 90, estuve como CEO de una compañía que era un fondo de inversión del Exxel Group: juntaba marcas de indumentaria, bajo mi responsabilidad. Así hicimos el desarrollo en la Argentina de la marca Ralph Lauren, Armani, Kenzo, Paula Cahen d'Anvers, Lacoste. Estuve trabajando cuatro años en esa compañía, hasta la crisis del 2001, donde las marcas extranjeras que exportaban en dólares dejaron de tener sentido para nosotros y decidimos hacer una reestructuración y quedarnos con las marcas con producción en el país que eran Paula Cahen d'Anvers y Lacoste", resume Federico. Para triunfar hoy necesariamente se requiere saber hacer un poco de todo y si bien su vocación es el diseño, ha sabido realizar otras funciones con éxito de acuerdo a lo que exigían las circunstancias, según nos aclara: "La primer etapa de Mango, Diesel, Soviet y demás, estaba en la parte netamente creativa, y en IBG era gerenciamiento, tenía responsabilidad de las marcas, pero cada una tenía su diseñador. En realidad mi verdadera vocación es el diseño y la imagen, o sea que en esta etapa de mi vida, después de pasar esos años de mucho trabajo, de llegar a mi casa a las doce de la noche, con una responsabilidad inmensa, decidí hacer un cambio y trabajar de una manera mucho más tranquila, priorizando otras cosas, mi familia, mi tiempo, sobre todo mis hijos. Entonces decidí formar Etiqueta Negra, asociarme con un amigo que es Juan Cahen d'Anvers y armar este espacio que está a sólo seis cuadras de mi casa y que me permite almorzar con la gente que quiero, laburar con gente que conozco de hace muchísimo tiempo. Trabajo con gente muy competitiva laboralmente pero con la que además tengo muy buena onda. Una idea de trabajo muy comprometida, pero no queremos una empresa gigante. Preferimos una más pequeña, competitiva y que mejore día a día en su servicio, su calidad, en cada rubro".

Una marca, un estilo
El local central de Etiqueta Negra, sobre la calle Dardo Rocha frente al Hipódromo de San Isidro -al que se sumó el recientemente inaugurado en Patio Bullrich-, destaca por el espacio. Un amplísimo local que nuclea las oficinas, los departamentos de diseño, los centros de distribución y el depósito, logrando la dinámica perfecta de trabajo que permite, como aclara Federico, "percibir al diseñador, que soy yo, lo que está diciendo el consumidor del producto". Muy luminoso en la media mañana de invierno, logra algo más que importante que destacará en la oportunidad Aldo Vogrig, Director Creativo de VS, "hay dos increíbles Jaguar en el medio del local y uno los ignora mirando la ropa".

 

 

 



 

El diseño y calidad de los productos, la simpleza de su presentación, desvían nuestras miradas de los clásicos que, en cualquier otra oportunidad, serían el centro de todas las miradas. Cumpliendo un año este agosto, la marca fue pensada desde sus orígenes como un sinónimo de excelencia. Su mentor, Federico, asegura que nunca tendría más de cinco locales: "Etiqueta Negra transportaba algo premium. Lo interesante es que muchas marcas lo usaron como submarcas y nadie lo había registrado, una cosa insólita. No recuerdo haber tenido otra marca que fuera tan exitosa en un lapso tan corto. Se posicionó en el mercado enseguida, cuando usualmente se tarda dos o tres años. Luego, se asoció con los Jaguars negros, el auto de colección que es un tema fundamental en toda charla entre hombres. Esos temas que no faltan: minas, fútbol y autos". El mismo jaguar negro es el logo que identifica las prendas. Ropa como Jaguars: "Acá el 100% de la colección está diseñada por mí y por otra persona que trabaja conmigo, Fernando Mariona. Lo mismo pasa con la imagen y el resto. Todos los productos en venta en el local son probados por mí, me pruebo cada uno de ellos. De hecho, las muestras se hacen de mi talle (hasta tal punto está personalizado el proceso). Esta marca pretende perdurar, hay un diseño muy clásico, muy básico, pero de muy buena calidad también. Estas son nuestras pautas de trabajo. Hay un sector de consumidores en todos los mercados que buscan esta excelencia. Nosotros apuntamos a este público porque es lo que nosotros sentimos y queremos hacer. El hombre es general alguien que cambia de ropa mucho menos que la mujer, entonces valoriza mucho más la calidad; porque esa prenda le tiene que durar mucho más tiempo que a una mujer, que cambia más seguido siguiendo la rotación de la moda".

Comprar un concepto
El secreto de la ropa de Etiqueta Negra es sencillo: «ser la mejor». Cualquiera que recorra el local, como estos cronistas, no puede menos que quedar fascinado ante la originalidad y calidad de cada diseño. ¡Pero vamos!, debe haber algún secreto, exclamará usted. Muy bien, algo hay, pero vamos a dejar que Federico lo explique: "Hay cosas que pueden parecer excéntricas por calidad. Por ejemplo, nuestros zapatos que están fabricados por una casa del 1800, Fagliano, de Hurlingham. Acá hacen las botas a medida a polistas como el Sultán de Brunei y el Príncipe Carlos. Es realmente un verdadero lujo que trabaje con nosotros. Estamos diseñando un set de hebillas de plata pura, de plata 900, con un gran platero de Argentina. Esas son cosas que enriquecen a la marca. No pretendemos ganar dinero con esos productos, si los vendiéramos a lo que realmente perderían su rentabilidad. Sumar estos artesanos argentinos le da a la marca un status diferente de lo que es el mercado local. Creemos que podemos competir con cualquier super-marca internacional. Traemos muchas materias primas de afuera que en la industria local no alcanzan el nivel que requerimos. Es el caso de hilados y telas que vienen de Italia y que diseñamos y producimos luego aquí". Por último, pero no menos importante, Federico explica: "No queremos aprovecharnos para vender afuera de la variable convertibilidad-dólar, que es lo que hacen muchos. Si yo fuera a vender un pantalón a Italia, no lo haría a un precio menor de lo que lo haría cualquier gran marca porque no posicionaría bien nuestra imagen. El pantalón se va a vender caro y el que lo compre, va a tener que comprar el concepto".


Volver >>>