Volver
 
 
 
Vinos & Sabores Revista


El restaurante Rëd del hotel Madero by Sofitel es un espacio único en la ciudad. Tiene una cava de más ce 600 botellas de las más prestigiosas bodegas argentinas. El lugar para comer en un lugar diferente al resto del país.

por Carlos Mira



Puerto Madero Este es otro país. Ninguna de las feas expresiones que uno encuentra a diario en la ciudad que vive del otro lado de los diques, están presentes aquí. En PME todo esta limpio, ordenado, nuevo, minimalista. La única marca registrada argentina que parece distinguirse es la falta de previsión para construir lugares para estacionar los autos. Lo demás siempre parece orillar lo perfecto.
Allí en Rosario Vera Peñalosa 360, a la altura del dique 2, se levanta el Hotel Madero by Sofitel (115 776 7777 – info@hotelmadero.com) un prototipo de estilo urbano y contemporáneo. El hotel cuenta con 193 habitaciones, 28 suites y studios de long stay. Todas tienen un balc ón individual y una barra y un minibar, además de las comodidades infaltables en un establecimiento de esta categoría.
El restaurante se llama Red (reservas 115 776 7676) y está ubicado en la misma planta del lobby. Si arma una salida con amigos y acuerdan encontrarse directamente allí, tome la precaución de arreglar con anticipación por dónde van a entrar. Sucede que el restaurante tiene una puerta independiente por la calle lateral (Av Juana Manso). Por supuesto también puede llegarse a él atravesando el lobby, cuya puerta de ingreso es por Vera Peñalosa. Si no prestan atención al detalle, unos pueden esperar en el lobby, mientras los demás lo hacen en el restaurante. Se puede producir un desencuentro estando a menos de veinte metros unos de otros.
Red es un espacio confortable y típicamente urbano. Moderno, con amplio espacio entre las mesas, medido, eficientemente dispuesto, con el agregado de una exclusiva terraza.
Su Chef francés, Olivier Falchi, con una extensa experiencia internacional, brinda un menú variado, contemporáneo, que respeta sus orígenes pero que ha dado recepción a los sabores locales. Olivier trabajó en La Bourgogne, en el Hotel Moorea Beach Comber Park, en la Polinesia Francesa, en el Hotel Le Grand Large Relais et Chateaux, en Francia, en el Linder Grand Hotel Le Rhodaina, en Suiza, y, también allí, en Le Mont Blanc.
Red sirve diariamente desayunos, de 7 a 10:30, almuerzos de 12 a 15 y cenas de 20 a 24. En estos días se presenta la propuesta del otoño 2005 con platos más elaborados y realizados en su mayoría a base de ciervo, cordero y pollo. Las sopas calientes ocupan un lugar importan

 

te, aun cuando se mantienen los platos más pedidos por el público.
Red tiene una cava privada de más de 600 botella de las más prestigiosas bodegas argentinas. Allí se puede disfrutar de una comida íntima y degustar los mejores vinos, con el asesoramiento de la sommelier Ivana Piñar.

Veamos los platos
El “rincón argentino” presenta una sopa de crema de legumbres, un fricassé de mollejas con hongos del bosque y una tabla de quesos y fiambres argentinos con panes saborizados.
La “cocina de temporada” incluye ostras frescas de la Patagonia sobre hojas de rúcula con jalea de mar y limón y un chop suey de legumbres y soja con huevo mollet tibio a la vinagreta de nuez y habas.
En materia de pastas, Red presenta ravioles tibios de queso de cabra con ensalada de endibias y pesto a la mostaza y fettuccinis frescos al tomate con aceitunas negras, servidos con goujonnettes de abadejo en sésamo bicolor.
Entre los pescados se puede elegir entre tournedos de salmón grillado con rissoto con papas, pesto de rúcula y coulis de morrones, o filet de trillas con escamas de papas, puré de zanahoria y naranja con papas dauphine crocantes.
En las carnes se destacan el ojo de bife con salsa criolla, papas españolas y vegetales; pechuga de pollo de campo rellena con queso y tomates confitados en jugo de tomillo; lomo de ciervo patagónico con bayas de cassis y blinis de batata y la paleta de cordero confitada en hojaldre con trufa de ajo y caviar de berenjenas.
Pero si no quiere irse con un lamento no deje de pedir las empanadas como entrada. Son sencillamente exquisitas, y la demostración de que “el francés” no tardó en interpretar la onda de los argentinos.

Si tiene tiempo...
Dé un paseíto por el hotel antes de irse. Podrá disfrutar de un trago de autor en el White Bar, en un ambiente ideal para la charla, con una terraza espectacular y una música especial. Visite el Madero Spa & Health Club, un sitio con piscina climatizada, sala de aparatos, sauna, salones para masajes y un solarium. Se puede contratar una atención personalizada. Y para una vista panorámica desde una terraza única, no deje de ver el Blue Sky Bar, una opción para una vida más sana con otra propuesta gastronómica más light.


Volver >>>