Volver
 
 
 
Vinos & Sabores Revista
Guardar el vino

Cuando se habla sobre la guarda del vino, la primera imagen es donde, como y cuanto espacio necesitamos para satisfacer nuestro hobby. Estamos errados, antes de realizarnos y ni pensar en contestarnos estas preguntas, debemos tener en cuenta cuáles serán los vinos que designaremos para conformar nuestra bodega en casa.
No olvidemos que no todos los vinos están producidos con el objetivo de ser guardados, ya que guardar la botella significa olvidarlos por un período mínimo de un año. Por ejemplo los vinos blancos en su mayoría logran su esplendor cuando son consumidos dentro del año de ser producidos, a excepción de aquellos que su fermentación se produjo en barricas de roble, lo que les permite tener algunos meses más que la media estimada.
En la medida que el hobby se agranda la calidad de los vinos destinados a la guarda aumenta y con ello el valor de los mismos. Los grandes tintos, los más caros, están diseñados para ser guardados y pueden perdurar por 10 o 15 años sin perder sus atributos y en muchos casos mejorarlos.
Cuando la selección de vinos culmina, es indispensable comenzar a buscar algún lugar que ofrezca las mejores garantías para la conservación y así lograr que los vinos de hoy pasen en un futuro a ser la bebida de los dioses.

 

 

 



 

Pero como el hombre es mortal debe poner los pies sobre la tierra y descartar, en muchos casos, el sueño ideal de construir sus estibas en un sótano. Ilusión que, en muchos casos, rápidamente queda descartada por un imposibilidad por vivir en un departamento (a continuación le contamos la solución), problema de espacios, movimientos de tierra, alteraciones que semejante trabajo demanda o simplemente costos elevados.
Luego de sortear este paso fundamental si podemos comenzar a pensar en los atributos de nuestra cava, donde debemos tener en cuenta la tranquilidad del espacio, el movimiento no es buen amigo de la guarda; la temperatura, invierno o verano con una temperatura de entre 12 y 16 grados centígrados ya que si estibamos a mayor temperatura los vinos envejecen más rápido y el mueble, este debe de tener la forma de estiba cuando pensamos en guardas de varios años. Pero para aquellas personas que no cuentan con las condiciones antes mencionados, ojeando revistas extranjeras encontramos un producto que cuanta con algunas características necesarias. Ellas son las conservadoras de vinos, elegantes muebles de distinta capacidad de almacenaje y estilos que logran la correcta maduración de los vinos. Las opciones están al alcance de su mano y su bolsillo, en usted queda la elección final.


Volver >>>